Las pastas de dientes son distintas, ya no solo en sabores, hoy en día hay inmensas variedades de pasta de dientes para distintas necesidades.

Con flúor, blanqueantes, especiales ortodoncia, especial sensibilidad, especial sangrado…. se convierte en todo un dilema elegir la pasta de dientes, pero ¿y para los niños?,¿ qué pasta de dientes elegimos?, ¿cuál es mejor?.

Pastas de dientes para niños

pastas de dientes para niños

Hasta hace muy poco la pasta de dientes para los niños menores de 6 años debía ser sin flúor por el miedo a que al ser pequeños y tragarse la pasta de dientes, el flúor acumulado junto con otras ingestas (agua fluorada + alimentación) ocasionase la llamada fluorosis.

Pues bien, se ha demostrado que la relación entre el flúor accidentalmente ingerido mediante el lavado de dientes y la fluorosis era insignificante en cambio sí que había aumentado los casos de niños menores de 6 años con caries en los dientes de leche.

Por lo tanto, se ha establecido unas nuevas normas en cuanto al flúor que deben de llevar las pastas de dientes para niños:

Menores de 2 años: pasta de dientes con una concentración de flúor de máx. 1000 ppm (parte por millón de flúor)

De 2 a 6 años: pasta de dientes con una concentración de flúor de 1000 ppm a 1450 ppm.

Mayores de 6 años: pasta de dientes con una concentración de flúor de 1450 ppm (partes por millón)

Ahora bien, en el mercado las marcas de dentífricos aun no se han actualizado, por lo tanto, las pastas de dientes con flúor aparecerán como denominadas «JUNIOR», es decir para mayores de 6 años. Tranquilos, esa pasta de dientes le vale a tu hijo de 3-4-5 años perfectamente.

¿Qué pasta de dientes eligo para mi hijo?

Pues mira, que eliga él la que más le gusta dentro de los parámetros del flúor. Al final, el cepillado tiene que ser algo agradable, divertido, ameno y que al final el hábito se cree, por lo que si compramos una pasta de dientes que o bien el sabor, o el envase no le agrada a nuestro hijo, seguramente no sienta ninguna ganas de cepillarse los dientes.

Es decir, y os pongo un ejemplo con mis hijos:

Hasta hace poco, la pasta de dientes que les compraba a mis hijos era una marca blanca con sabor fresa porque la de menta jamás les ha gustado. Empecé a darme cuenta que a pesar de echarse muy poco en el cepillo de dientes ( ya sabéis que máximo del tamaño de un guisante) me encontraba en el lavabo abundantes restos de pasta de dientes, vamos, que la escupían toda, así es que hablé con ellos y pensamos que cambiaríamos el sabor de la pasta, porque no les gustaba y la de menta les picaba.

Total, que al final, son ellos los que se lavan los dientes con esa pasta ¿no?. Pues ya he encontrado dos pastas de dientes distintas y de sabores originales que están haciendo que se laven los dientes con más ganas y no acabe el lavabo lleno de restos de pasta.

Dentro de poco os iré enseñando qué pastas son por si os animáis a comprarlas,como la de sabor Coca-Cola.

Resumiendo:

¿Qué pasta de dientes le compro a mi hijo?

Que decida él, tu asegúrate que lleva el flúor aconsejado, y el resto déjaselo a él, le hará ilusión.

¿Son todas iguales?

Las pastas de dientes para niños son prácticamente iguales todas, cambian el sabor y la cantidad de flúor que llevan. Otra cosa es que sean específicas para un problema en concreto y que tu dentista os recomiende, pero las comunes que puedes comprar en casi cualquier lado, son muy parecidas en composición.

¿Y tú, tienes alguna pasta de dientes favorita?

Imagen original: Designed by Freepik, editada por Una madre en el dentista.