Hace años, que te pusieran brackets podía convertirse en una tragedia si no lo gestionabas bien. Ya sabías que habría algún compañero del colegio que haría alguna «gracia» sobre tus brackets. Parte de esto era por la cantidad de mitos sobre los brackets que existen y que hoy en día todavía alguno perdura.

De nuevo, vengo a poner las cosas claras sobre la mesa y a decir los mitos y verdades sobre los brackets.

7 Mitos sobre los brackets

mitos sobre los brackets

Te va a doler

Primer mito, primer desmentido. No tiene por qué dolerte. Hay pacientes que no notan molestias y otros que si. Si acaso, podrás notar tensión en los dientes, pero con un analgésico común, la molestia desaparece y como mucho, esa molestia aparece durante los primeros días.

Lo que si puede aparecer son llagas. Es normal sobre todo si el aparato es metálico. Tu ortodoncista te enseñará a ponerte cera en aquellos lugares donde puede molestarte algún bracket o arco.

Como ex paciente de ortodoncia te confieso que si, que la cera y tú, os haréis muy buenos compañeros de tratamiento.

Más feo con los brackets

Segundo mito y segundo desmentido. ¿De verdad que llevar brackets suprime la belleza de alguna persona?. ¿Tan materialistas podemos ser?.

Hay algunos pacientes que eligen llevar brackets estéticos que los metálicos y ¿sabéis qué?. Al final se ven exactamente igual unos que otros. Las gomas son iguales para ambos, se amarillean con el paso de los días y eso, queridos míos, se ven sean brackets metálicos que estéticos.

Al final, la gente, y no solo hablo por los niños, acaban poniéndose las gomas de colores. Y mira, me parece lo mejor.

Yo si volviera a tener que ponerme ortodoncia, sería metálica y con las gomas de colores. ¡Toda feliz!

Los distintos tratamientos de ortodoncia se pensaron para todo tipo de personas y necesidades: Invisaling, ortodoncia lingual, brackets de zafiro. Consulta en tu clínica para tu caso.

Te costará hablar con la ortodoncia

A ver, falso no es, pero verdadero tampoco, al menos no del todo. Sí que es cierto que al principio puedes encontrar alguna dificultad a la hora de pronunciar alguna letra, sobre todo si llevas ortodoncia en el paladar (tipo Quad Helix por ejemplo), pero tardarás muy poco en hacerte a la aparatología y volver a pronunciar como siempre.

No podrás comer como antes

Igual que el punto anterior, si y no.

Es obvio que los brackets necesitan unos cuidades específicos para cuidar que no se despeguen. Ello implica que algunos alimentos se limiten pero no por ello pasarás hambre ni perderás peso como también se suele decir.

Tu ortodoncista te dará una lista de los alimentos  y malos hábitos que deberás evitar.

Nada de besar

Falso falso y falso. ¿Por qué no se puede besar con brackets? si tienes algún argumento te espero encantada que me cuentes.

Es un tratamiento largo

Depende del caso y de lo que consideres largo para un tratamiento de ortodoncia.

Claro que nos gustaría tener una sonrisa 10 en el menor tiempo posible, pero como todo en la vida, hay que tener paciencia. Aun así, hay tratamientos que pueden durar 6 meses, 12, 18 o 24 meses.

Siempre depende del tipo de ortodoncia que llevamos, de la complejidad de nuestro caso y además, de nuestra implicación en el tratamiento.

Porque no solo es ponerse los brackets y a esperar que se muevan los dientes. Hay que comprometerse en llevar una buena higiene y en seguir a rajatabla las indicaciones del ortodoncista.

La ortodoncia es muy cara

Hace algún tiempo leí un artículo de una blogger que escribía sobre los brackets, sobre la ortodoncia. Siempre que veo un post escrito por una compañera o compañero que no trabajan en el sector, entro a curiosear a ver qué escriben.

Me llevé un gran chasco, pensaba que además de haberse documentado sobre el tema, porque ya os digo que no trabaja en el sector, lo escribiría con objetividad, pero este párrafo, me dejó chof:

  • Y llevar aparato es también una suerte: cuesta mucho dinero y hay mucha gente que no puede permitírselo. Hay que explicarles a los niños que son unos afortunados por tener la oportunidad de solucionar sus problemas dentales y que lo valoren como tal.

Podéis leerlo entero aquí: El rincón de las pequeñas sonrisas

¿En serio? ¿de verdad es necesario decirle a un niño que tienen suerte que sus padres tengan dinero para ponerle ortodoncia y que hay otros niños que no?

No estoy nada de acuerdo con este artículo, además desde el principio empieza  decir que es una mala noticia tener que ponerles ortodoncia y que puede acrecentar complejos.

Un tratamiento de ortodoncia no es malo para ningún niño ni adulto. El tema económico no es algo que haya que ponerles de excusa para «convercerles» de que hay que ponérselo. Además, hoy en día, todas las clínicas ofrecen facilidades de pago para estos tratamientos. La ortodoncia puede igualarse de precio a unas vacaciones en pleno agosto para una familia de 4 personas.

Para mi no vale, y aquí quería extenderme en este punto, por eso lo dejé para el final.

El dentista no es malo, sus tratamientos tampoco.

Tener los dientes apiñados o malformaciones en la mordida y la necesidad de corregirlos no debe crear complejo a los niños.

Ponerse ortodoncia no es malo, es lo mejor que hacemos para todo nuestro cuerpo. Porque ya lo he comentado alguna vez, el apiñamiento de dientes no solo afecta a la estética de nuestro rostro. Afecta al proceso masticatorio y digestivo, además de ser un escondite perfecto para esas bacterias culpables de la caries.

Creo que para otros temas, no le quito la profesionalidad que tiene, pero en odontología no. Lo siento pero el artículo no hace nada bien.


Y hasta aquí, los 7 mitos sobre los brackets que debemos enterrar.

¿Tú qué opinas?