Que mal han hecho los famosos con sus dientes blancos nucleares. Ahora la moda es blanquearlos al máximo sin importar la salud de los dientes. ¿Cómo? con el carbón activo.

Ya corren por internet una gran cantidad de videos virales con los dientes negros y mostrando los resultados de cepillarse con carbón activo.

Vamos a ver, pensemos por un momento, si el carbón activo es lo que utilizan los médicos en los casos de intoxicación o envenenamiento entre otros casos, ¿se te ocurre que esa sustancia es buena para los dientes?.

A mi no.

Para empezar, los dientes no tienen por qué ser blancos relucientes, eso no es sinónimo de más sanos. El color de nuestros dientes está determinado por la genética y por la dentina.

Aun así, podemos blanquearlos para tenerlos 1 o 2 tonos más blancos. Eso no es malo mientras que no busquemos los extremos.

Pensemos…

¿Por qué existen tantos tipos de tonos de composite?

Pues porque cada uno tenemos un tono natural de dientes.

Es que yo los quiero blancos.

Vale, pues acude al dentista y que te explique las técnicas de blanqueamiento que existen seguras para tus dientes.

carbón activo

¿Y el carbón activo?

El carbón activo absorbe toxinas, por eso actúa como una esponja y se utiliza en los casos de intoxicación.

Además se utiliza también como filtro en las aguas, ya que consigue potabilizarla.

Ahora analicemos su uso en los dientes:

Según alguna empresa que se dedica a comercializar el carbón activo para blanquear los dientes de manera natural, aseguran que eliminan las manchas superficiales y ayudan a nivelar el ph de la boca.

Aclaremos:

  1. El poder de eliminación de las manchas de este producto es similar al bicarbonato. Su textura es similar y su poder de abrasión igual.
  2. Si el ph de la boca está alterado habitualmente en la boca tendríamos efectos secundarios que van desde sequedad a manchas blanquecinas.
  3. No hay confirmación científica de que blanquee los dientes.

Ahora la pregunta del millón:

¿El carbón activo blanquea los dientes?

Si y no. Elimina la capa superficial ya que lima el esmalte de los dientes. Las manchas superficiales que podría eliminarte tu dentista con una limpieza dental desaparecen, pero parte de tu esmalte también.

Ahora piensa si es bueno que un producto sea abrasivo para los dientes.

Desde la Asociación Dental Americana (ADA) explican que no existe ningún tipo de evidencia científica que avale el hecho de que este producto ayude a blanquear los dientes y a conseguir una sonrisa más brillante.

Además afirman que incluso pueden dejar los dientes más amarillos ya que este material acaba dañándolo y los dientes quedan más expuestos, dejando al descubierto una capa “más suave y amarilla llamada dentina”. Lo mismo ocurre con otros productos como el bicarbonato de sodio.

Ah, y ojo que el carbón activo puede teñir los empastes que tengas, así es que yo creo que muy bueno no es. Vamos, que ni con bicarbonato ni con carbón activo me blanqueo yo los dientes.

Vamos  a volver a pensar con la cabeza y olvidemos las modas. Los dientes tienen que durarnos toda la vida, o el máximo tiempo posible. No debemos machacarlos con «productos milagro».

Para blanquear un diente de manera menos invasiva lo primero es acudir al dentista. Nos dará instrucciones y consejos de cómo hacerlo para que además, dure más tiempo el resultado.

Al someternos a un blanqueamiento clínico o ambulatorio, abrimos el poro de los dientes, por eso se ve más blanco. Lo que no podemos hacer es limarlo, es como si a la vitrocerámica le pasamos un estropajo de hierro.

El uso regular del carbón activo puede provocar un daño permanente en los dientes. Ahora en tus dientes  manos está usarlo.

Mi recomendación: si estáis pensando en blanquear los dientes lo mejor y más seguro para la salud de vuestros dientes es acudir a un profesional, a una clínica dental.