Os he hablado en varias ocasiones de los distintos tipos de cepillos de dientes que hay para niños, bebés, manuales y eléctricos e incluso de silicona, pero hasta ahora, no había nombrado los cepillos de dientes de bambú.

Tenemos claro que si no cuidamos el medio ambiente, nos va a pasar factura y concienciarse en el problema, realizando algunos cambios de hábitos, como reciclar, consumir menos plástico, etc, son pequeñas acciones que debemos ir estableciendo.

El cepillo de dientes tradicional es de plástico y teniendo en cuenta que debemos cambiarlo cada 3 meses aproximadamente, resulta que quizás estemos consumiendo demasiado plástico en este sentido.

Bien es cierto, que se puede reciclar, pero si quieres aportar un poquito más a tu labor de concienciación con la naturaleza, te voy a enseñar unos cepillos de dientes de bambú que hemos probado en casa.

cepillos de dientes de bambú

Cepillos de dientes de bambú

El cepillo de dientes de bambú es biodegradable, y sus cerdas o filamentos, son renovables, eso sí, son materiales distintos y por tanto, deberán ir a contenedores diferentes.

El cepillo (mango) deberá ir a un contenedor de compostaje comercial, donde regresará al suelo en 6 meses aproximadamente, y las cerdas o filamentos al contenedor amarillo.

Otra opción es, una vez quitadas las cerdas del cepillo con unas pinzas para su reciclado, reutilizar el mango ya que están hechos con bambú de alta calidad. Aquí ya lo que prefiráis 🙂

Cómo almacenarlos y limpiarlos

Pues al ser de bambú, lo suyo es que estén en un entorno seco, por lo tanto, nada de capuchones y tampoco ponerlo en un vaso donde el fondo pueda contener agua, mejor siempre, utilizar portacepillos. Y ojo, el de plástico tradicional, tampoco hay que poner el capuchón que acumulan todas las bacterias ahí.

Sobre su limpieza es similar al cepillo convencional. Con el uso, el cabezal puede descolorarse o parecer más ligero, pero es algo normal en los cepillos de bambú ya que no están barnizados.

¿Hay cepillos de dientes para adultos y para niños de bambú?

Si, los hay y además, algo muy positivo de los cepillos para niños es que se pueden personalizar pintándolos. Al ser de bambú , y al menos que lo compres de algún color en particular, los cepillos pueden pintarse por lo que puede ser un buen método de fomento de la higiene dental de los niños.

Hemos probado los cepillos de bambú

Hemos probado 4 cepillos de bambú distintos, porque anda que no hay variedad en esto de los cepillos de bambú, os muestro nuestros cuatro cepillos:

Lorjoy 

Este cepillo de dientes está orientado como accesorio de higiene dental en alojamientos rurales.

cepillo de dientes de bambú

Mango de bambú y filamentos de nylon con mango recto y que se puede pintar 😉

El tamaño del cabezal es apto para adultos y niños mayores de 6 años y los filamentos son muy suaves y agradables.

Arco iris

Lo que diferencia este cepillo al anterior son sus filamentos coloridos y quizás un poco más  grandes y duros al tacto pero suaves al uso. También es perfecto para adultos y niños mayores de 6 años.

cepillo de dientes de bambú

Cepillo sin BPA

Mango redondo de bambú Moso de alta calidad y 100% biodegradable. Las cerdas son de nailon DuPont, reciclables y están hechas de materias primas renovables.

A diferencia de los cepillos anteriores, este está destinado a adultos.

cepillos de dientes de bambú

Cepillo de paja de trigo de bambú

Este cepillo de dientes están hecho de espigas de trigo, almidón y polipropileno (50%). Es ecológico y no incluye metales pesados. Por supuesto es biodegradable en cierta medida y no es tóxico en general.

cepillo de dientes de bambú

En esta variedad, el cepillo ya viene de color, puedes elegir 4 distintos (azul, verde, beige y rosa) y su mango es suave y redondeado.

Las cerdas son de carbón muy suave y su cabezal es pequeño apto para niños y adultos.

¿Qué nos ha parecido?

Pues a mi hija mayor no le ha gustado la sensación de «madera» en la boca, ponía cara de asco, así es que declina su uso.

El pequeño dice que le sabe raro, pero no le desagrada. Me comentaba que le daba la parte de atrás del cepillo en la mejilla y era raro. Creo que como está acostumbrado al plástico, ahora nota al ser otra textura, ese contacto en la mejilla. Él lo sigue usando, alterna el de plástico y el de bambú.

Yo he probado el de paja de trigo de bambú y me ha gustado mucho la suavidad de sus cerdas, son muy agradables. El tacto del cepillo también es distinto a los otros de bambú, es más suave y no sabe a madera.

Mi marido probó el que queda, el Lorjoy y también le ha gustado mucho. Dice que es muy suave y que le dá más sensación de limpieza, y eso que él usaba uno eléctrico.

¿Y el precio?

Pues hay de todo, cepillos de bambú desde menos de 1 € hasta los casi 10 €. Es como todo, aquí ya entra el gusto por la forma, color, etc, de cada cepillo y lo que pretendas gastarte cada 3 meses aproximadamente, porque se gastan igual.


Realizado nuestro tester, es divertido cambiar, probar cepillos nuevos, y me da la sensación que alternaremos cepillos de bambú y de plástico, aunque en mi caso, el cepillo sónico de Vitis sigue siendo mi preferido. Los niños, irán cambiando el eléctrico y los manuales de bambú y plástico y mi marido creo que se queda con los de bambú.

Aun así, reciclamos nuestros cepillos de plástico al cubo amarillo cuando toca renovarlo 😉

¿Qué os parece a vosotros? ¿habéis probado los cepillos de dientes de bambú?