Hace unos días os enseñaba una foto en mi perfil de Instagram con 3 marcas distintas de colutorios y cada una era distinta la una a la otra:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

* COLUTORIOS * . . Creo que va siendo hora de pasar al siguiente tema de nuestra educación sobre higiene y salud dental. . COLUTORIOS . . He sido incapaz de contar la cantidad de colutorios cosméticos que había en un supermercado. Marcas como @colgateprofesional Listerine u OralB son algunas que podéis encontrar fácilmente. . . Ahora bien, ¿cuál es mejor? O mejor dicho, ¿cuál es el más recomendable? . . Como siempre, cada uno tiene unas necesidades y gustos, porque no será también por variedad…. . . ➡️ ¿Con alcohol? ➡️ ¿Sin alcohol? ➡️ ¿Con flúor? ➡️ ¿Sin flúor? . . Pero dentro de las necesidades, hay ciertos mínimos que un colutorio debe cumplir. . . ¿Os gustaría que os hablase de ello?😁 . . . . #saludbucodental #colutorio #higienebucodental #higienista #higienistadental #salud #health #higyenist #dentist

Una publicación compartida de Una madre en el dentista (@unamadreeneldentista) el

Como veis, son 3 marcas conocidas de sobra: Colgate, Oral B y Listerine. Pero estas 3, eran solo una parte de todos los colutorios que puedes encontrar en un gran almacén.

Ante tal situación, imagínate, delante del lineal de colutorios, ¿cuál elegir? ¿cuál es mejor? ¿cuál es más recomendado?… Al final, compras o la marca que te da más confianza y asegura un «boom» en la boca, o la que más frescor asegura para el mal aliento o la que pone que protege más y mejor.

Colutorios, esos grandes desconocidos

Antes de nada, debo avisaros que ningún colutorio sustituye al cepillado dental. El colutorio es un complemento del cepillado, como es el raspador lingual, la seda dental o el irrigador.

El colutorio no es algo de ahora, la verdad es que nuestros antepasados, ya empezaron a usar ciertos elixires a modo de colutorios. Elixires a base de leche, de hierbas, menta e incluso, orina.

Pero menos mal que como todo, hemos evolucionado y hoy no nos enjuagamos con orina ¿verdad? 🙂

Pues la verdad es que fue la marca Listerine la que en el s.XIX decidió comercializar sus colutorios antibacterianos.

Ahora bien, ¿sabías que existen dos tipos de colutorios? Si, porque dentro de la amplia variedad que puedes encontrar en los grandes almacenes, también hay otro tipo de colutorios que solo se venden en farmacia y/o parafarmacias.

Colutorios cosméticos

Son aquellos que no contienen antibacterianos, ni aceites esenciales. Se utilizan para dar frescor y ofrecer una higiene dental más completa.

Aunque ya cada vez hay menos, la verdad es que la mayoría son con alcohol, y veremos a continuación, que debemos evitar este tipo.

Colutorios terapéuticos

Tienen poder antibacteriano, con principios activos, aceites esenciales y existen distintos tipos en función de las necesidades de cada paciente.

Con flúor, clorhexidina, mentol, triclosán, ácido hialurónico… deberemos comprar aquel que nuestro odontólogo o higienista nos recomiende.

Colutorios cosméticos

Como os decía, y vosotros mismos podréis ver, hay muchisimos colutorios distintos, pero dentro de esa amplia variedad, hay ciertas características que deberemos buscar de un buen colutorio:

  • Sin alcohol
  • Con flúor

Y con estas dos características, ya elige si quieres más o menos frescor, que la protección sea de 12 o 24 horas o si te asegura que el mal aliento desaparecerá.

El alcohol irrita la cavidad bucal y por supuesto en niños, no se aconseja en absoluto este tipo de colutorios.

El flúor, nuestro amigo el flúor, puede aparecer en la composición del colutorio de manera distinta a la que nos estamos acostumbrando a buscarlo en las pastas de dientes.

Lo podréis encontrar con el nombre de ión flúor o fluoruro sódico y al lado un % que deberá ser de 0,05. Esto significa que contiene 225 ppm del flúor que conocemos de la pasta de dientes.

El uso será diario, es decir, que puedes usarlo después de cada cepillado sin problema. Se recomienda 2 veces al día.

Ojo, si veis que contiene 0,2% no es de uso diario, será semanal ya que tiene 900 ppm.

Acuérdate, que después del colutorio, no debes comer ni beber nada hasta pasados 30 minutos.

Colutorios terapéuticos

Aquí depende de las necesidades del paciente.

Algunos colutorios contienen clorhexidina que es un antiséptico muy eficaz y que se suele prescribir en procesos de cirugía, cuando hay heridas (aftas o llagas) y para combatir la gingivitis u otras enfermedades periodontales.

Pero ojo, la clorhexidina usado más tiempo del que debiéramos, tiene una particularidad, y es que tiñe los dientes de amarillo.

Por lo cual, es muy importante que hagamos siempre caso a las recomendaciones del profesional y no lo usemos de manera habitual si no es necesario.

Otros contienen fluoruro sódico ( extra de ppm de flúor)  para prevenir la caries, nitrato potásico para combatir la sensibilidad dental o triclosán y clorofila, por ejemplo, para combatir la halitosis.

Como veis, no solo en los colutorios cosméticos hay variedad, en los terapéuticos también, con la diferencia que esta variedad depende de las necesidades del paciente.

Colutorios para niños

Aunque lo que os he explicado antes, es tanto para adultos como para niños, os hago especial mención a los infantiles.

También existen colutorios infantiles cosméticos y terapéuticos. Siempre aconsejo, que sea el odontopediatra el que recomiende el más adecuado para ellos.

Si estáis pensando en usar uno cosmético, elegir con las premisas que os decía antes:

Sin alcohol y con flúor.

Y su uso comenzará cuando el niño/a sepa escupir.

Estos son los que tenemos en casa para que os hagáis una idea (el de Listerine es una muestra, contiene alcohol):

colutorios

Colutorios cosméticos

colutorios

Colutorios terapéuticos

Como siempre, consulta a tu dentista u odontopediatra o higienista, cualquier duda sobre higiene y salud dental.

¿Usáis colutorio en casa? ¿cuál es vuestro favorito?