La pregunta del millón, la que más veces preguntáis y con lo que más problemas os encontráis: cómo cepillar los dientes a un bebé. Pues bien, ha llegado el momento de desvelar el secreto mejor guardado para poder conseguir una buena higiene dental.

Lo primero habrá que hacer un pacto de silencio y un juramento con sangre de unicornio para poder conocer los secretos de esta ardua tarea….vale ya, es suficiente. Ahora en serio.

Que si, que no es fácil, lo sé. Un niño que no tiene costumbre ni se le ha creado el hábito de cepillar los dientes no entiende qué es ese palo extraño que le quieres meter en la boca y que encima está duro y no sabe a nada.

Como siempre, la clave está en crear ese hábito desde el principio, de manera que según le van saliendo los dientes, el cepillado no se convierte en una laboriosa tarea, en una lucha, en una sesión de lloros y escapismos inverosímiles por parte del niño.

Voy a explicaros cómo hacerlo en cada caso. Tanto si es muy bebé y aun no tiene dientes, como cuando ya son algo más mayores y empiezan a asomar o ya tiene varios dientecitos.

cómo cepillar los dientes a un bebé

Cómo cepillar los dientes a un bebé

Te va a sonar a topicazo pero lo primero que debéis tener ambos, padre y madre, es paciencia, mucha.

Se dice que un hábito se crea en 21 días por lo que no esperes que hoy empieces a cepillar y mañana el niño esté dando palmas cuando vea el cepillo de dientes. Hombre, no digo yo que habrá algún niño que sí lo haga, pero no es lo normal.

Elección del cepillo adecuado

Vamos con los distintos casos que os comentaba antes, porque depende de en cuál de ellos estés, las necesidades serán distintas.

Sin dientes ⇒ el momento perfecto para empezar a utilizar los dedales de silicona o las gasas. A mi personalmente me gusta más los dedales, son más fáciles de limpiar.

En este momento que no hay dientes, después de cada toma lo ideal sería pasar el dedal de silicona por las encías de nuestro peque. Obviamente lo que pretendemos conseguir es primero, eliminar los restos de alimento (leche o papilla) que haya quedado en la boca y segundo, habituarle a una higiene utilizando un simil de cepillo.

Pretendemos que se acostumbre a la sensación, al cepillo, al cepillado. Lógicamente, nos apretará el dedo con su boquita, pero debemos seguir con la limpieza. Tampoco es necesario que os tiréis 3 minutos limpiando, debe ser rápido y eficaz.

Por ejemplo, podéis entretener al niño leyendo un cuento como los que tiene Tutete.com. Tenéis diferentes dedales y un cuento muy bonito para enseñar o leer a nuestro bebé.

cómo cepillar los dientes a un bebé

Con dientes ⇒ en el caso que ya tenga dientes, debemos elegir un cepillo adaptado a su edad.

  • Cabezal pequeño
  • Filamentos suaves
  • Ergonómico y de mango adaptado a sus manitas y que sea cómodo para los papás

Si todavía no les hemos cepillado nunca los dientes a nuestro hijo, es normal que al principio cueste un poco, pero vamos a ver cómo conseguirlo sin que aquello parezca una desgracia o el peor momento del día.

Cantidad de pasta de dientes

La cantidad de pasta de dientes que debemos poner es importantísimo. Como ya sabéis, no se necesita que el cepillo de dientes esté completamente lleno de pasta, y en el caso de los niños pequeños, menos aun porque además, no saben escupir, por lo que vamos a poner la cantidad justa.

cantidad de pasta de dientes

  • De 0 a 2 años, el cepillo debe estar raspado de pasta. Para ello, en vez que sea el tubo de la pasta la que se coloca por encima del cepillo, lo haremos al revés, será el cepillo el que pasará por la boquilla del tubo de manera que rasparemos el cepillo.
  • De 2 a 3 años, ya podemos poner la cantidad de un granito de arroz.
  • A partir de los 3 años, la cantidad de un guisante es la correcta.

¿Con flúor o sin flúor?

Con flúor siempre.

Por si eres nuevo por aquí, lo voy a explicar de nuevo. Cepillar los dientes de los niños con una pasta de dientes sin flúor es como cepillarles solo con agua. No sirve para nada.

Y esto no es que lo diga yo, es que lo dice la Sociedad Española de Odontopediatría, la que además, especifica la cantidad mínima  de flúor que debe llevar la pasta de dientes. Esa cantidad es de 1000 ppm de flúor.

No compres cualquier pasta de dientes en el súper que te ponga para niños de +2 años porque no te debes fijar en la edad recomendada. Debes darle la vuelta al envase y buscar los ppm. Créeme, en algunos cuesta encontrarlo, pero están, es como buscar a Wally entre los componentes de la pasta de dientes.

De todas formas, para hacerte más fácil este proceso de búsqueda y que vayas directamente a buscar la pasta idónea, tienes un listado con más de 100 pastas de dientes recomendadas con su flúor correspondiente.

Pasos para cepillar los dientes a un bebé

Una vez que ya tenemos el cepillo y la pasta de dientes (si corresponde: tiene dientes) adecuada, vayamos al grosso del tema, cómo cepillar los dientes.

  1. Lo ideal es tener al niño semitumbado sobre nosotros mirando hacia delante de manera que podamos ver su boquita.
  2. Levantamos el labio superior y cepillamos sus dientes en rápidas pasadas, no hace falta una técnica perfecta. Lo que tenemos que hacer es retirar la placa bacteriana que se acumula y hacer un cepillado rápido y eficaz. Por lo tanto, pasa el cepillo de un lado a otro durante unos 5-10 segundos.
  3. Ahora vamos a la parte inferior. Igual que antes separamos el labio y pasamos el cepillo durante 5-10 segundos.
  4. Debemos tener en cuenta que los dientes tienen también una cara interna, por lo que debe cepillarse también.

Cuántas veces hay que cepillar al día

Lo ideal es después de cada comida, pero os voy a decir que dos, voy a ser buena….

Importantísimo, el cepillado que NO debe olvidarse nunca nunca, es el último del día, el de la noche.

Dudas y problemas que soléis tener

Es normal, tanto las dudas como ciertos «problemas» a la hora de empezar o continuar con este proceso y os voy a intentar aclarar y ayudar en la medida de lo posible:

A mi hijo/a no le gusta que le cepille los dientes, acaba llorando y retorciéndose y no quiero que se convierta en un mal momento para él/ella.

Esta es quizás, la que más oigo, la que más veces me comentáis que os pasa con vuestro peque.

Vale, vamos a ir poco a poco. No queremos que el momento se convierta en un «trauma» ni para él/ella ni para vosotros.

Si el bebé ya tiene dientes y es ahora cuando comenzáis con la higiene, os recomiendo ir poco a poco. Resetear, empezar de cero. Vamos a ir limpiando poco a poco cada día.

Es preferible eso y que ese poquito sea ameno y tranquilo, que cepillar todo y que aquello parezca una escena del exorcista con un bebé arqueándose, llorando, chillando y unos padres sudando, intentando sujetar a ese cuerpo con esa fuerza descomunal.

Aquí un tip: compra dos cepillos iguales que le gusten. Uno será para él/ella, para que juegue para que lo muerda, lo chupe y  lo toquetee, y otro será para vosotros.

Probad a cepillar durante unos días solo la parte superior, levantarle el labio y hacer unos barridos rápidos, acto seguido, dejarle que él juegue con su cepillo. ¿Que no lo quiere y/o lo lanza?, no pasa nada, seguiremos ofreciéndoselo en cada cepillado.

Cuando ya deje que le limpieis la parte superior sin dramas, iremos ampliando la zona a la inferior. Como os dije al principio, de verdad, mucha paciencia.

Y así sucesivamente, creedme que llegará el día en que se deje cepillar la parte superior y la inferior y podáis incluso llegar a las muelitas.

En casos como estos, por eso es tan tan importante, trabajar la higiene dental desde antes que salgan los dientes. De manera que llegado el momento, no le molestará que se los cepillemos.

Muerde el cepillo y no soy capaz de cepillárselos bien

Es normal, le hemos metido algo en la boca y debe comerse ¿no? pues a mordisquear a ver qué es eso.

Los cepillos de los niños pequeños apenas llegan en condiciones al mes de vida, lo de renovar los cepillos cada 3 meses, es para niños más mayores y adultos. En bebés el recambio es mucho más habitual porque los morderá.

¿Qué podemos hacer para que al cepillárle nosotros, no cierre la boca o no lo muerda?

Coloca tu dedo como tope. Cuando vayas a cepillar las muelas será el momento en que irá a morder el cepillo, pues bien, coloca tu dedo pulgar haciendo de tope entre la parte inferior y la superior de manera que no pueda cerrar la boca.

No tengo paciencia para limpiarle los dientes, le molesta demasiado y no quiero que lo relacione con nada malo.

Vale, esto… no tienes paciencia para limpiarle los dientes pero seguro que sí para hacerle coletitas o trenzas o ponerle lacitos. O no sé tus hijos, pero el baño a mi hijo era un llorar y llorar y el cambio de pañal era como si tuviese que mantener quieto a una lagartija, algo muy difícil vaya, pero no por ello dejaba de bañarle o de cambiarle el pañal.

Con esto quiero decir que la excusa de la paciencia, de que le molesta y demás, es algo que hay que resetear y eliminar de nuestros argumentos.

Poco a poco, pasito a pasito lo vais a conseguir, confío en vosotros.


No quiero enrollarme más, espero haberos resuelto alguna duda sobre cómo cepillar los dientes a un bebé. De todas formas, si queréis dejar algún comentario, alguna sugerencia, o tenéis alguna duda que no se os ha resuelto en el post, decídmelo e intentaré ayudaros en todo lo que pueda.

¿Les cepilláis los dientes a vuestro hijo? ¿os costó mucho?