Una pregunta…así, directamente:

¿Cuando se le caen los dientes a vuestros peques, qué le deja el Ratoncito Pérez debajo de la almohada ?

A. Dinero, unas cuantas monedillas

B. Un regalo

C. Chuches

Si has escogido la respuesta A, ahora te pregunto:

¿De verdad ese dinero se lo acaba quedando el niño o termina en la panadería para comprar el pan?

Si has escogido la respuesta B:

¿Por cada diente, el Ratoncito va a traerle un regalo? ¿Le da tiempo a comprarlo siempre a tiempo? ¿no acaba olvidado en un rincón con el resto de juguetes?

Si has escogido la respuesta C:

¿En serio?,¿chuches?, no creo que sea la mejor opción del Ratoncito Pérez….

Pues os voy a dar la opción D, la que dura todo el tiempo, la que no se pierde entre los juguetes, la que no se olvida ni sirve como calderilla para el pan y la que es sana al 100% ya que no son chuches.

La Moneda de Pérez

moneda de pérez

Y ¿qué es esto?, pues creo que es uno de los recuerdos más bonitos que un niño o niña puede tener de la caída de sus dientes. Son monedas y medallas de plata u oro, personalizadas con el nombre del niño y que vienen en su cajita con un cuento y una carta personalizada del propio Ratoncito Pérez.

Y pensarás… pero tener una moneda por cada diente es mucho…

Siempre, siempre, hay un diente especial en cada niño. Ese diente que dio mucha guerra antes de caerse, ese diente de forma rara, ese diente que no quería caerse y hubo que ayudarle, ese diente que le tuvieron que quitar por algún problema (como algún traumatismo dental como en el caso de mi hijo…). Ese es el diente especial se merece una Moneda de Pérez.

Los niños tienen 20 dientes de leche que se irán cayendo llegado su momento,es una etapa importante en la vida del niño. Pasa de tener dos paletillos preciosisimos a de repente quedarse sin ninguno y lo graciosos que están esos días hasta que empiezan a asomar los definitivos.

La emoción que sienten al ver su primer diente en la mano, los nervios al notar un poquito de sangre al caerse algún diente, o el «miedo» a que se les caiga y no se den cuenta y lo pierdan y que no puedan dejárselo debajo de la almohada esa noche.

¿No creéis que es un recuerdo maravilloso?

Y ahora, al Ratoncito le pregunto:

  • ¿Te ha dado tiempo siempre a llegar a recoger el diente caído el mismo día?
  • ¿No se te ha olvidado nunca recoger el diente y cambiarlo por algo (todo menos chuches por favor)?

Pues al nuestro si, alguna vez se le ha olvidado pasar por casa y la carilla de nuestros peques ha sido para no olvidar. Imagínate que pasa eso con ese diente especial que tanta lata ha dado…

La Moneda de Pérez nace con la idea de conectar a padres y madres y a hablar con otros del momento mágico de la caída de los primeros dientes de sus pequeños. Quieren ayudar a que sea inolvidable y creo que estos recuerdos lo hacen posible.

Y si me seguís en mi otro blog Historias de pitufines, ya sabréis que gracias a La Moneda de Pérez, estamos sorteando La Gran Moneda de Plata Pura valorada en 129,99 €.

moneda de pérez

¿Quieres conseguirla? pues tan solo debes ir al post del sorteo pinchando aquí y seguir los pasos. Quedan pocos días para participar, anímate y consigue el recuerdo inolvidable para tu peque.

¿Te animas?

moneda de perez