mitos en los dientes de los niños

Cómo nos gustan los mitos, las leyendas urbanas y los consejos de las abuelas (no se me enfanden). Hay mitos por todos lados, sobre todo cuando entramos en el mundo de la maternidad y los mitos en los dientes de los niños no se quedan fuera.

Hay algunos mitos que incluso ya los han dejado de considerar leyendas urbanas y se tratan como algo normal y no es así lectores míos. Los mitos…mitos son y aquí vamos a sacarlos a la luz y de nuevo a desmentir (me siento una famosa) los rumores.

Mitos en los dientes de los niños

Empecemos, ponte cómodo que comenzamos:

Cuando empiezan a salir los dientes, el bebé tendrá mocos, babeo y diarrea.

Zas! la primera en la frente.

Esta quizás es la que más se oye, la que todo el mundo da como normal. La que todos los padres aceptan y comentan:

-Uf, está con los dientes y no para de babear.-

-No veas como tiene el culete de los dientes-

Pues no, primer desmentido del post. Los dientes no ocasionan ni mocos ni babeo ni diarrea.

El incremento del babeo se debe a otras causas, el bebé está probando alimentos nuevos y la boca es el primer sentido que utiliza para investigar.

¿Cuantos bebés de unos 4 meses empiezan a babear de manera considerable y no aparecen los dientes hasta pasados unos meses? Los míos fueron así.

La diarrea puede deberse como comentaba antes, a la introducción de nuevos alimentos. Su sistema digestivo se tiene que ir adaptando y su saliva también. El bebé crece y sus necesidades cambian, su cuerpo debe ir cambiando con él.

La salida de los dientes puede dar fiebre.

Haceros una pregunta: ¿os dio fiebre cuando se os cayó el paleto de leche y salía el nuevo?

La fiebre es un síntoma de enfermedad y que te salgan los dientes no es una enfermedad. Si hay fiebre es porque el bebé está atravesando por un proceso que requiere la visita al pediatra.

Y voy a incluir aquí el hecho de darle antitérmicos al niño. No son necesarios, de verdad.

Si acaso estuviese muy molesto, hay analgésicos tópicos, o puedes darle la dosis de un analgésico que el pediatra te indique.

El bebé puede jugar con mordedores fríos, es suficiente para aliviar las molestias (si tuviese) de la salida de los dientes.

El bebé no duerme bien por la noche y es por culpa de los dientes.

A ver, hay multitud de motivos por los que un bebé no duerme bien por la noche. No estigmaticemos a los dientes, pobrecillos.

Aun así, voy a soltar una lanza a favor de este rumor, quizás, puede sentirse algo molesto, pero unos simples dientes no ocasiona que el bebé duerma mal noche tras noche.

Al bebé de mi amiga ya le han salido los dientes y al mio que es de la misma edad todavía no. ¿Tendrá algún retraso en el crecimiento, le faltará calcio?

Pues no, ni lo uno ni lo otro. Cada niño lleva su propio ritmo de crecimiento y los dientes se tienen que ir formando. Unos tardarán más y otros menos. No hay motivo de preocupación si no lleva el ritmo de «la mayoría».

Aun así, si  el bebé tiene 12 meses y aun no tiene ningún diente, os podéis quedar más tranquilos acudiendo a un odontopediatra.

Los dientes de leche no tienen caries

Bueno, si lees mi blog y opinas esto, o bien no lo has leído bien, o bien debes creer que los dientes de leche salen con una capa super protectora antibacterias que protege el débil e inmaduro esmalte de los dientes de los niños y que jamas, pero jamás de los jamases se carian.

Solo te voy a poner este enlace: caries del biberón.

Pasemos al siguiente mito.

Los dientes de leche no es necesario tratar las caries, total, se van a caer.

Luego, está este otro mito, los que si saben que los dientes de leche pueden tener caries, pero como al final, se van a caer, no ven necesario tratarlos.

Os dejo otro enlace que invito a que leáis y luego me decís si seguís opinando lo mismo: caries en dientes de leche

Si no tiene dientes, ¿cómo voy a cepillarle?

Existen dedales específicos para las encías, que SI hay que cepillar y limpiar. El hecho de que aun no tenga dientes el bebé no significa que debamos descuidar la higiene dental.

O bien con una gasita o un dedal específico de silicona, debemos eliminar los restos de leche o comida de las encías de nuestros peques. Además, si está molesto por la salida de los dientes, el movimiento de la gasa o dedal, les puede aliviar esas molestias.

Si no hay problemas en los dientes, no es necesario llevarle al dentista.

Otro error garrafal. No podemos llevar a los niños al dentista cuando ya tienen dolor, imaginaos.

Una primera visita a un médico al cual no le conocemos, que quiere tocarnos ahí donde nos duele y que no sabemos qué nos va a hacer. No confiamos en esa persona con bata o pijama.

Lo ideal, es que sigáis unas revisiones de control con el dentista de modo que si en algún momento hay alguna molestia, el niño sepa dónde va a ir, qué le van a hacer y tenga la confianza con su doctor.

De lo contrario, podemos fomentar una fobia hacia el dentista. Mejor prevenir ¿no os parece?.

La pasta de dientes de los niños no deben llevar flúor

Esto ha cambiado, más que un mito, que si se alarga en el tiempo lo será, ahora es una falta de actualización.

El flúor es necesario que esté presente en la pasta de dientes de los niños pequeños. Lo único que hay que controlar son las ppm de flúor que contiene la pasta:

  • Hasta los 6-7 años deberán llevar hasta 1000 ppm de flúor.
  • A partir de esa edad, puede usar pasta de dientes normal, con una proporción de flúor de hasta 1450 ppm.

Como veis, no son uno o dos, son bastantes los mitos que rodean los dientes de los niños. Seguro que alguno creíste que era cierto.

¿Quieres más mitos? pues mira este post sobre 8 mitos más sobre los dientes de los niños.

¿Has oído alguno que no aparezca en estas listas? Cuéntanoslo.