Ya sabéis que los artículos de este blog están dedicados a la salud e higiene dental para los niños. La idea es concienciar de la importancia de tener unos dientes sanos desde que son pequeños.

Y gracias a los buenos hábitos y a la constancia en la rutina del cepillado, conseguiremos que los dientes de nuestros pequeños estén sanos el máximo tiempo posible.

odontçologos especialistas

Pero esto no quita que esquivemos la visita al dentista, en este caso a los odontólogos especialistas de los niños. Porque parte de la salud de los dientes recae también en las revisiones de los odontopediatras.

Los odontopediatras

Son los encargados de marcar las revisiones, revisar si el cepillado es correcto, si es necesario algún tratamiento preventivo etc.

Además, es muy importante y debéis ser conscientes de ello, de que el niño debe conocer a su dentista. La mayoría de los miedos hacia la figura del dentista recae en el desconocimiento, la falta de confianza, y los comentarios del entorno.

Fuera comentarios dañiños

Mucho cuidado con los que decimos, que más de una vez escucho en clínica aquello de «como no te portes bien, te meto dentro a que te quiten los dientes» . Y he oído otras lindeces más fuertes…

Esto lo escucha un niño o niña de apenas 5 años y ¿qué creéis que va a pensar o imaginar?. Pues que dentro hay un monstruo que si se no se porta bien, le quita todos sus dientes sin compasión.

¿A ver quien es el listo que después de escuchar un comentario así, convence al niño a que entre dentro a que le revisen los dientes.?

Vínculo de confianza entre el odontopediatra y el niño

Por eso es muy importante que el odontopediatra y el niño establezcan un vínculo de confianza y empatía. Ello permitirá que tanto el niño le cuente todo lo que le sucede al especialista, ya sea dolor, molestias o demás dudas ( que ellos también las tienen) a que el odontopediatra pueda tener colaboración por parte del paciente en caso de requerir algún tratamiento.

Escoger clínica, ¿cómo hacerlo?

El mejor truco para escoger una clínica es aquella donde el niño se sienta tranquilo. Una clínica en la que estén acostumbrados y especializados a trabajar con niños como la que hay en Madrid, la Clínica Hermosilla 57.

Como hemos mencionado antes, el niño debe tener confianza con su odontopediatra y para ello, debe ofrecerse primero por parte del especialista.

Debe demostrarle que no debe temer nada, que no le va a hacer daño. Los odontólogos infantiles son una figura clave en la salud dental de los niños, no debemos escoger cualquiera.

odontólogos especialistas

A tener en cuenta a la hora de escoger odontólogos especialistas.

Algunas veces me preguntáis si conozco o recomiendo algún odontopediatra en Madrid ya que estamos en esta zona. Pues bien, como os indico siempre que me preguntáis:

  • Debéis elegir aquella clínica que tengan la figura del odontopediatra, que trabajen con niños habitualmente. De manera que si en algún momento hay que manejar una situación difícil, sepan cómo actuar para demostrar que no hay nada que temer.

Insisto siempre en la importancia de la confianza, en establecer un buen vínculo con el dentista antes de que haya algún problema dental. Y voy a insistir sin cansarme, que hay que acudir a revisiones.

No hay que esperar a que duela para llevar al niño al dentista.

De hecho, si lo llevásemos a revisiones rutinarias, seguramente, nunca tendría alguna molestia en la boca nuestros peques.

  • Si por lo que fuera no se establece ese vínculo de confianza, cambia de dentista. No fuerces al niño a ir a un sitio donde no está cómodo.
  • Establece una reunión con la clínica antes de empezar las visitas. Así todos os conoceréis fuera del gabinete. El primer contacto puede realizarse en una sala aparte donde niño y odontopediatra pueden conocerse y nosotros como padres, preguntar todas las dudas que tengamos.

Toma conciencia

No dar importancia a la caries en los dientes de leche, a una buena higiene dental, e incluso a unos dientes apiñados o una mala oclusión puede desencadenar que el día de mañana, el tratamiento a necesitar sea mucho más invasivo, molesto y costoso.

En nuestras manos está que nuestros hijos tomen conciencia de la importancia de tener unos dientes bonitos y sanos. Solo hay que inculcar unos buenos hábitos de salud e higiene y revisiones con su odontopediatra.

Ahora contadme, que vamos a abrir un pequeño coloquio:

  • ¿Habéis llevado a vuestros hijos ya al odontopediatra?
  • ¿A qué edad fue?
  • ¿Cómo lo elegisteis?