Hace unos días lancé un tweet que tuvo bastante difusión y dudas al respecto y creo que es necesario explicar el por qué y argumentarlo ya que vale tanto para los niños como para los adultos.

Este era el tweet:

¿Por qué hay que esperar 30 minutos para cepillarse los dientes?

Te explico de manera muy sencilla para que lo entendamos todos que ese es el motivo de éste blog, hacer la odontología algo entendible por todos.

Atento a la explicación:

Cuando comemos o bebemos algo, el pH de la boca se altera, disminuye y tarda un tiempo en volver a la normalidad.

El ácido ataca la superficie del diente por lo que si nos lavamos los dientes nada más terminar de comer, lo que vamos a hacer es repartir todo ese ácido por toda la boca y encima, frotarlo con el cepillo contra los dientes.

Si esperamos 30 minutos, el pH habrá vuelto a la normalidad gracias a la saliva, y ya no habrá problema.

¿Os acordáis un anuncio de chicles de hace un tiempo, que además lo mostraba con una curva en un gráfico explicando que cuando terminamos de comer, el pH de la boca disminuye y mascar chicle hacía que volviese a la normalidad?

Pues ahí tenéis la explicación.

Ahora bien, que no cunda el pánico que seguro que estás diciendo que cómo vas a esperar 30 minutos a lavarte los dientes si vas a toda prisa a todos lados.

esperar 30 minutos a lavarse los dientes

Unos trucos:

  • Enjuagarte la boca después de comer con agua, eso hará que el pH se normalice y así puedas lavarte los dientes con tranquilidad.
  • Mascar chicle, como decía el anuncio, de manera que crees saliva que regule el pH.
  • Además, no «friegues» los dientes, tienes que «barrerlos». Si queréis, puedo hacer un vídeo (en que jaleo me estoy metiendo yo sola) para enseñaros los movimientos correctos a la hora de lavarnos los dientes.
  • No necesitas mucha pasta para lavarte los dientes, como comentaba en el tweet, con que eches de pasta el tamaño de un guisante vale. Iba a decir garbanzo, pero ya me ibais a preguntar si lechoso o los grandotes que pone tu abuela, así es que del tamaño de un guisante.
  • Lavarse los dientes (esto no se perdona) antes de irte a la cama y usar el hilo dental por la noche también. Realmente es el cepillado más imprescindible ya que mientras dormimos apenas fabricamos saliva, (si…la única es esa que se te cae mientras duermes), por lo que favorecemos las bacterias de la caries.

Os cuento cómo lo hago yo.

  1. Desayuno lo primero, y hasta que no voy a salir de casa no me lavo los dientes.
  2. A medio día, como en el trabajo y puedo esperar tranquilamente que pasen los 30 minutos.
  3. Por la noche ceno, y hasta que no me voy a acostar no me lavo los dientes con hilo dental incluido.

Como veis es solo cuestión de concienciarse y marcar la rutina, y con los niños igual.

¿Esperas el tiempo que digo para lavarte los dientes? ¿lo ves complicado de hacer? ¿por qué?

Si te ha gustado el post, compártelo.