Todo lo que necesitas saber sobre los protectores bucales para niños

Pero ¿esto qué es?, ¿es realmente necesario usar protectores bucales?, a menos que no haga boxeo, esto no se necesita….

Vale vale, tu piensa lo que quieras, luego te tocará leer el post sobre qué hacer si se golpea un diente, y no me vengas llorando ¿eh?.

Para los que les interese saber qué es un protector bucal, os informo: es un aparato flexible de plástico que protege los dientes en caso de colisión, previene lesiones graves como hemorragias cerebrales, la pérdida de consciencia, fractura de mandíbula etc etc. Creo que con esto es más que suficiente para saber para qué sirve ¿no?

protectores bucales para niños

¿Realmente son necesarios los protectores bucales para niños que practican deporte?

Mmmm déjame que piense…. ¡si!

Baloncesto, fútbol, patinaje, artes marciales ( estos se protegen sus «partes nobles» de antemano), incluso ciclismo, son deportes en los cuales, se deben usar estos protectores bucales.

Hay distintos tipos de protectores bucales, yo recomiendo los hechos a medida, ya que se amoldan a la estructura de la boca del niño y le protegerá mejor sus dientes.

Y sobre los cuidados de este aparato, son sencillísimos:

  • Lavarlo con agua tibia y jabón y sumergirlos después en ejuage bucal.
  • Guardarlo en una cajita de plástico que tenga agujeritos para que se airee.
  • No exponerlo a la luz del sol directo, el calor puede deformar el protector.
  • Y por supuesto, no jugar a ver qué formas raras adopta al doblarlo.

¿El precio de los protectores?

Pues mira, los hay desde apenas 2 € (standars, los denominados «hervir y morder»). El precio por un protector hecho a medida lo tendrás que consultar a tu dentista habitual. Pero creo que más vale prevenir que lamentar ¿no?

También es importante que si el niñ@ lleva ortodoncia, con más razón se protega los dientes de los posibles impactos. En estos casos, los protectores standars no son recomendables.

Y ahora me dirás, que tu hij@ no se adaptará, le molestará, no se lo pondrá… bueno, si le haces ver la importancia que tiene que lleve ese protector, créeme, que se acostumbrará a llevarlo, y ¡que tampoco molesta tanto hombre!

Dale a elegir, llevar el protector, o la posibilidad de que le den un golpe, y pierda un diente con todo lo que ello puede suponer, y ya no digo económico para los padres, si no psicológico para ellos.

Y ahora dime, ¿os plateáis ponerle protector bucal a partir de ahora a vuestros hijos?

Te ha gustado este post, pues compártelo y déjame un comentario si quieres.

Gracias!