Seguro que alguna vez lo habéis leído u oído,  recién nacidos con dientes ¿es posible ésto?. Pues si, no es algo usual, ocurre en 1 de cada 3000 recién nacidos pero sigue leyendo que te cuento más cosas.

Los bebés tienen 20 dientes de leche y ya desde que están en el útero se están formando, de manera que cuando llegan a los 6 meses, lo normal es que empiecen a asomar, aunque ya sabemos que pueden hacerlo un poco antes o un poco después.

Lo que es algo raro, inusual, es que los recién nacidos tengan dientes, pero «haberlos, haylos».

Recién nacidos con dientes

Los dientes se empiezan a formar a las pocas semanas de gestación y será hacia el cuarto mes de embarazo cuando se empezará a formar el tejido duro que rodea los dientes. Por eso es posible que se dé esta posibilidad y que un recién nacido tenga dientes o le salgan a los pocos días de nacer.

Los bebés que nacen con dientes o con parte de ellos erupcionados, se dice que tienen dientes natales, y los que nacen a los pocos días o en el primer mes de vida, se les llama dientes neonatales.

¿Cuántos dientes pueden salir?

Pues uno o dos dientes incisivos centrales inferiores y además, como curiosidad, suele darse más casos en niñas que en niños y más casos de dientes natales que neonatales.

Cuidados especiales

Es lógico que deberán tener un cuidado más minucioso, ya que son sus dientes de leche y les tienen que durar unos cuantos años, por lo que la higiene debe ser escrupulosa en la zona.

Deberás pasar suavemente una gasita limpia y húmeda sobre ellos y sobre sus encías. Examinar la lengua y las encías del bebé a menudo para comprobar de que los dientes no estén causando ninguna lesión. (Ver complicaciones)

Complicaciones

Hay veces que se pueden mover o caerse (ojo, no les salen otros dientes de leche en la zona), ya que la raíz de esos dientecillos no suele estar formada al completo. El odontopediatra valorará la necesidad de quitarlos si se mueven mucho para evitar que se los pueda tragar o dejarlos si no hay ningún inconveniente.

Además de la movilidad que pudiera haber en esos dientecillos, pueden que no tengan del todo la apariencia normal, e incluso  hay cierta información que dice que puedan ocasionar algún que otro problema a la hora de mamar como úlceras en la lengua del bebé o molestias a la madre en el pecho.

Editado:

Aunque me puse en contacto con algunas asesoras de lactancia para contrastar esta última información y de paso averiguar si habían tenido algún caso y cómo lo habían gestionado para poder informaros mejor, solo una contestó a mis preguntas (Pilar Martínez de Maternidad Continuum) a la que le agradezco de nuevo su experiencia. Debo decir que otra asesora contestó  a través de una tercera persona diciendo que jamás había tenido ningún caso.

Pilar Martínez me contaba que : «A nivel de lactancia sinceramente da lo mismo y desde luego por mamar no se van a producir úlceras en la lengua ni en el resto de la boca. Los dientes no molestan para mamar porque el sellado se hace con los labios y la extracción de leche con la lengua.»

El caso es que debido a los comentarios de lectoras y de Amalia Arce (pediatra que me deja un comentario en éste mismo post) debo corregir que SI dan problemas los dientes natales y neonatales.

La lactancia se ve interferida por alguna llaga en la lengua del bebé que hace necesario la extracción de los dientes. Otra mamá me contaba que tuvo que abandonar la lactancia y que incluso los biberones que le daban acababan agujereados por lo que le tuvieron que alimentar con jeringas y vasos.

¿A qué se debe estos casos de dientes en recién nacidos?

No hay nada seguro, pero lo que está claro es que no es ninguna enfermedad. Algunas culturas los consideran niños monstruosos o tachados de desdichados. Otras más favorecedoras los consideraban magos o que habían sido bendecidos por Dios.

Por favor, nada de eso, ni lo uno, ni lo otro. Puede ser algo hereditario, un síndrome sin mayor importancia, u otra causa que nada tiene que ver con considerarlos monstruosos o desdichados.

Tampoco está relacionado con la mala alimentación en el embarazo como también se suele decir por ahí («mitos de abuelas»).

Algunos personajes famosos tienen la fama de haber sido recién nacidos con dientes, ellos son Hannibal, Napoleón o Luis XIV entre otros.


Me gustaría saber si alguno de vosotros conoce algún caso de niños con dientes natales o neonatales y cómo lo han gestionado, sería muy interesante para todos.