Hace poco leí en algún lado, ¿y tú que «vendes» en tu blog? y pensé, nada. Efectivamente en el blog de Historias de pitufines no vendo nada, pero ¿por qué?. Muy sencillo: es un blog maternal, pero no puedo hablar de pañales, potitos, lactancia etc, bueno si podría pero no lo hago, porque mis hijos son ya algo mayores para ello, y no estoy en esa «época», hay multitud de blogs cuyos bloggers tienen niños pequeños, o vienen de camino y ellos están ahora experimentando con esos temas y creo que mi blog está orientado a un público con niños más mayores.

Pero pensando qué podía diferenciarme un poco del resto, me hice esa pregunta, ¿qué puedo «vender»? y me vino la luz. Puedo «vender» mi experiencia en el sector dental, pero claro, no en ese blog porque apenas había tocado el tema un par de veces y se me iría mucho del nicho, así es que aquí está mi nuevo proyecto, un nuevo blog sobre una madre con su familia y donde hablaré de los problemas más comunes de la higiene dental de nuestros niños.

Porque ¿quién dijo que había que tener miedo al dentista? Voy a intentar a través de mis posts, que conozcas la metodología de manera coloquial, que sepas de higiene y salud bucodental, que si tienes alguna duda, puedas resolverla y todo de manera muy amena.

Espero que me acompañes en este nuevo camino, seguro que te gustará lo que lees porque se va a diferenciar al resto de artículos dentales que puedes leer por ahí, porque al fin y al cabo, Papá Muela, los pequeños premolares y yo, Mamá Muela, somos padres e hijos y hablamos el mismo idioma que tu.

Bienvenid@s a Una madre en el dentista